Feeds:
Entradas
Comentarios

    Me han dicho que dicen que dijo. Cuando uno piensa en emprender, le llegan a la cabeza toda una serie de tópicos que hemos escuchado siempre acerca del tema. Emprender es una acción valiente que puede generar muchos beneficios personales y económicos. No es imposible pero tampoco es facilísimo. Es decir, hay que colocar las cosas en su lugar.

No quisimos hacer el típico artículo de pros y contras, si no que quisimos aclarar algunos de los mitos tópicos que rodean al mundo del emprendedor. Ahí van:

                 – Para emprender hace falta mucho dinero:
la falta de capital es uno de los mayores handicaps que te puedes encontrar a la hora de abrir un negocio. Sin embrago, actualmente, hay negocios que pueden ser rentables con poca inversión y también están surgiendo muchas acciones de fomento de emprendedores por parte del Estado en colaboración con bancos y cajas. Además, es bueno que te informes de cuál sería el presupuesto previsto para el negocio que querrías y también que te dejes aconsejar por profesionales para que te ayuden a economizar tus gastos.

                  – Sin experiencia no voy a ningún lado: si estás en un periodo de aprendizaje en tu carrera profesional y no te sientes preparado para ponerte por tu cuenta. Tienes razón espera a conocer lo que necesitas saber, pero no dejes tu independencia para cuando lo sepas todo de tu negocio: ten en cuenta que nadie nace con todo el conocimiento aprendido.

                 – No sé nada de cuentas, tributos y obligaciones legales: una de las principales razones de la quiebra empresarial es no llevar un registro estricto de la contabilidad y fiscalidad de la empresa. Pero no debes acomplejarte, de eso sólo saben los profesionales. En la Agencia Tributaria hay un servicio de asesoramiento y hay programas informáticos que te ayudan a hacer la contabilidad. Puedes, además, contratar profesionales que prestan ese servicio y que pueden llevarte todo lo relativo a esta parte tan importante del negocio.

                 – El mercado está sobresaturado: vivimos en un mundo sobresaturado, donde la oferta es abrumadora. La competencia es dura y puede ser mucha. Debes conocer bien el mercado de dónde quieres abrir, y estudiar las potencialidades de tu negocio. Si haces un estudio previo y le echas imaginación en la oferta a lo mejor descubres algo que otros no ofrezcan y que puedas hacer tú.

                  – Quiero ser mi propio jefe: ser tu propio jefe supone tomar las decisiones sobre tu negocio. No es fácil ya que de ti depende el éxito de tu empresa, pero es muy gratificante. No existe imposición puedes plantear el negocio a tu manera, elegir los productos y los precios que quieras, desarrollar una oferta interesante y todo lo que quieras. Esto no significa que no seas responsable, no tomes estas decisiones a la ligera, de elas dependerá tu futuro empresarial.

                  – Ganancias ilimitadas: Si es verdad que todas las ganancias de tu negocio son para ti y que si planteas bien el negocio éstas pueden ser cuantiosas. También es verdad que el nivel de crecimiento económico en tu negocio es ilimitado. Pero no debes pensar que va a ser llegar y besar el santo. Tienes que trabajar duro, competir en el mercado y ganarte el pan…aún así tienes más posibilidades de crecimiento que por cuenta ajena.

                  – Me puedo poner mis propios horarios: la libertad que ganas con tu negocio es total, pero eso no supone que puedas entrar y salir cuando quieras o marcharte de vacaciones cada dos semanas. Tienes que estudiar el tipo de negocio que tienes y mirar qué horario es el que mejor se ajusta a las necesidades del mercado o de tu clientela potencial. 

                  – Emprender es una fuente inagotable de crecimiento personal y apredizaje: verdadero, verdadero, totalmente verdadero. No lo dudes, aprendes cada día y es una constante de retos y oportunidades.

Próximamente: “Emprender hacia la imaginación”

www.abretunegocio-chg.com

Anuncios

Aquí te mostramos algunos consejos a tener en cuenta antes de abrir tu negocio:

1.- Apasiónate: Sólo saldrá bien un negocio propio si buscas algo que te apasione. Puede ser tu profesión, un hobby o cualquier cosa que te guste. En tu negocio pasarás una parte importante del resto de tu vida y si no te gusta acabarás perdiendo tu dinero, tu tiempo y, sobre todo, tu ilusión.

2.- Párate a pensar: Antes de lanzarte a la piscina debes pensar bien los bienes o servicios que puedes ofrecer y la necesidad que hay en el mercado al que te diriges. Debes pensar también el tipo de clientes a los que va dirigido para saber cómo enfocar desde el principio el negocio. Lo mejor en este caso es que lo plasmes por escrito en un plan de negocios donde incluyas todos los aspectos de tu futuro proyecto.

3.- Empieza poco a poco: la humildad es una virtud que te puede venir muy bien al comenzar tu negocio. Tienes que reducir al máximo tus gastos ya que apenas tendrás ingresos en los primeros meses. Esto supone que hagas una previsión de los gastos futuros y elimines los que no son imprescindibles. No despilfarres en aspectos que no sean esenciales para el negocio.

4.- Imagina: a corto plazo tienes que ponerte metas realistas pero eso no quiere decir que no sueñes. Márcate objetivos con diferentes plazos. Imagina cómo es el negocio de tus sueños, si tienes una idea clara de cómo quieres que sea el negocio en el futuro será más fácil que des los pasos hacia ese objetivo.

5.- Investiga: Conviértete en un especialista de tu negocio que esté al tanto de las novedades. Crea un blog sobre el tema, opina en foros, mantente en contacto con otros profesionales, eso te hará tener prestigio dentro de tu profesión y, sobre todo, aprenderás todo lo que necesitas y evitarás cometer errores.

6.- Busca: los clientes muchas veces no vienen a llamar a tu puerta. El mercado está sobresaturado y es fácil que otros ofrezcan un servicio parecido al tuyo. Sal a la calle y busca clientes. Relaciónate y muestra lo que puedes ofrecer y lo que te diferencia de la competencia.

7.- Rodéate: no empieces esta aventura tú sólo. Haz partícipe a tus amigos y familiares; ellos te ayudarán, te escucharán en los altibajos y te darán a conocer. Habla con ellos, admite otros puntos de vista y confíales tus preocupaciones. Déjate ayudar y aconsejar, saldrás ganando.

8.- Empieza con algo de dinero ahorrado: Los primeros meses van a ser de mucho gasto y pocos ingresos. Por eso es mejor que empieces con algo de dinero que te ayude a estar los tres o cuatro primeros meses sin ingresar.

9.- Actúa de manera profesional: Cuando tienes tu propio negocio tu carta de presentación eres tú. Debes comportarte como una persona seria y cabal, dando imagen de profesionalidad allá por dónde vas. Haz tarjetas de visita y déjalas dónde puedas, aconseja en tu campo en las conversaciones, da muestras siempre de que sabes lo que haces.

10.- Subcontrata profesionales: No pierdas tu tiempo y tu dinero haciendo cosas para las que no estás preparado. Si hay partes de tu negocio que no controlas encárgaselas a un profesional ya que no tienes porque saber todo de todo. Asesorarse con profesionales en cuanto a las ganancias, los gastos o jurídicamente es necesario para poder tener una buena vista de su negocio.