Feeds:
Entradas
Comentarios

Parece que el mundo en el que vivimos con el sistema que tenemos nos está enviando continuamente mensajes de competitividad y de un éxito relacionado con el individualismo y la ambición personal. Sin embargo, muchas empresas y sobre todo, muchos autónomos, han sobrevidido gracias a la colaboración y el apoyo mutuo. Hoy proponemos una figura jurídica que tiene todo nuestro apoyo y que consideramos desde Abre Tu Negocio-CHG que desde siempre, y más en los tiempos de cirsis es la más adecuada: La cooperativa. Una figura en la que se unen comerciantes o productores de un mismo bien para que todos salgan beneficiados, y que también aplicada a otros ámbitos económicos como por ejemplo, la unión de un grupo multidisciplinar que aporte un servicio completo. Échale imaginación y piensa que muchas de las profesiones que conocemos pueden ser más útiles si trabajan juntas.  Colaborar, compartir, cooperar: las nuevas claves de la sociedad 

 Artículo : http://cusamaco.eu/7656/del-individualismo-al-apoyo-mutuo/

cooperación — 8 junio, 2012 11:42

Del individualismo al apoyo mutuo

Posted by

Muchas son las falsas verdades que se están desmontando desde que la crisis se presentó en nuestras vidas. Muchas de ellas tienen que ver con la idea de progreso basado en relaciones de rivalidad y en la mentalidad del éxito entendido como liderazgo.

El resultado es un sistema económico feroz que prima el lucro de particulares sobre cualquier beneficio común, que criminaliza la pobreza, devora los recursos del planeta, elimina todo desarrollo personal que no pueda ser rentabilizado y reduce las relaciones humanas a su mínima expresión.

Mientras ese mundo se desploma otras realidades germinan, fruto de la evolución de movimientos sociales y personales diversos, con sólidos lugares comunes que empiezan a vertebrarse entre si. El decrecimiento, el apoyo mutuo y la autogestión son algunos de los nutrientes con los que se está abonando un terreno, en el que antes campaba el individualismo y ahora, en su lugar, la confianza, la afinidad y la cooperación quieren brotar.

Eso es lo que se respira dentro de la Cooperativa Integral Catalana (CIC), un proceso de transición hacia lo que llamamos utopía por desconocerlo todavía.

Entrevista a Enric Durán

Empezando por el principio ¿de dónde parte el proyecto de las Cooperativas Integrales?

Tenía claras las ideas. Había que crear un proceso integral basado en la cooperación en el que las herramientas jurídicas se utilizaran de otra forma, que fuera expansivo a la vez que inclusivo.

El término Cooperativa puede generar cierta confusión sobre aquello que queremos nombrar, pero al añadir integral se crea un concepto nuevo.

 

¿Qué referentes manejabais?

Tenía conocimiento de los pueblos en transición, el movimiento por el decrecimiento, la permacultura… pero ninguno de estos referentes proporcionaba herramientas para generar un proceso que descentralizara y repartiera el poder.

Existen lugares autogestionados pero se quedaban en un plano muy local. Ninguno integraba la desobediencia como paso estratégico para apoyar la construcción de una nueva sociedad.

Si no se genera un contrapoder más amplio siempre puedes tener miedo de que venga alguien y lo destruya. Por eso es necesario utilizar las herramientas informáticas y legales que están ahí precisamente para empoderarnos.

¿Qué es la Cooperativa Integral Catalana?

Es un proceso de transición para salir de la dependencia del Estado y evolucionar en la autogestión. Implica por un lado estar fuera del sistema, lo cual significa no depender de él, no relacionarse desde el lucro ni la autoridad. Y por otro, supone auto organización y colaboración de las personas a todos los niveles en relaciones de igualdad.

Por eso el objetivo de la Cooperativa Integral Catalana (CIC) es la puesta en marcha de procesos de cooperación que abran el camino a esa nueva sociedad que necesitamos construir.

¿Cómo ha ido evolucionando la CIC?

Empezó con hábitos más o menos sencillos como la moneda social y el intercambio. Pero la gente se quedaba con la idea muy limitada de que podía ser una alternativa económica. Desde ahí se ha ido generando una visión holística que va integrando poco a poco aspectos hasta ahora alejados de la autogestión, como la salud. Muchos recursos que se han convertido en herramienta han ido llegando y cada vez lo hacen con más frecuencia.

Se está generando la tendencia a colectivizar propiedades porque mucha gente esta harta de estar sola frente al banco.

Se están replanteando proyectos que ya estaban en marcha, como el camping de Viñols, como Aurea Social. Son espacios en los que se ha invertido un montón de dinero, pero que, con la forma tradicional de financiación, pierden ese sentido original que tenían.

Has comentado que es muy importante la interrelación del campo ciudad, ¿de qué modo se pueden conectar?

Desde el campo se puede abastecer a las ciudades. Y desde ellas se puede abastecer al campo de materiales que reciclar.

Transformar la sociedad parece un proyecto difícil…
 

Porque parezca muy difícil no hay que dejar de intentarlo. Hay que creer y trabajar en aquello que sueñas para que pueda suceder

¿Cuáles han sido los pasos más difíciles de afrontar y cómo se gestionaron?

Siempre es difícil crear equipos de trabajo estables, comprometidos y con afinidad. Las fórmulas como comisiones de trabajo, asambleas… se han tenido que complementar con grupos de afinidad. Se necesita mucha confianza para generar actividad.

También es importante la cuestión económica y eso pasa por el compromiso de personas concretas. El acceso a esas personas que están realmente dispuestas a implicarse es complejo a nivel de comunicación y de establecer vínculos. En principio siempre es más fácil hacerlo con personas emprendedoras que están acostumbradas a gestionar sus vidas y que con aquellas que están acostumbradas a recibir un sueldo.

Nos encontramos con palabras clave en este nuevo marco de relaciones humanas, económicas… ¿de dónde sale el concepto de “facilitador”?

Es parte de este proceso reinventar el lenguaje. Desde los inicios hubo un debate sobre el papel que tenían que cumplir los dinamizadores para favorecer las tareas. El facilitador promueva a nivel local lo que el coordinador a nivel global.

No se refiere tanto a la voz de una persona experta, sino la de alguien que combina compromiso y conocimiento. Para adquirir responsabilidades tienes que estar comprometido. Se trata de que cada uno se implique en la medida de lo que pueda.

Se refiere a la importancia de compartir lugares y momentos de forma habitual organizando encuentros que estimulen las relaciones humanas más allá de la asamblea. Las trayectorias comunes sirven para unirse.
¿Simplicidad individual y colectiva?

Es una herramienta clave para hacernos más libres. Es sencillo, mientras menos necesidades tengamos menos ataduras.

¿Colectivizaciones?

Es vital fomentar el proceso colectivo, a menudo no se sabe como provocarlo. Necesitamos recuperar un imaginario, que algo sea de todos para que no sea de nadie. Es una forma de proteger legalmente lo común.

Cuando una comunidad es la propietaria cambia todo el proceso. Cuando hay confianza en el hacer colectivo, se genera una conciencia personal distinta. Una cosa muy importante es todo esto es que el respeto sea una constante.

A escala individual y colectiva muchas son las personas siempre temerosas de perder su más o menos pequeña cuota de seguridad, que papel juega el miedo en este proceso y cómo enfrentarlo?

Estamos en una transformación también del concepto de seguridad. Cada vez más personas se van dando cuenta de que son las relaciones comunitarias, el apoyo vecinal y la solidaridad, una mejor respuesta a la seguridad que la que venía del Estado y se ha ido desmembrando. Cuando vemos en ejemplos de nuestro día a día, que la autogestión funciona, confirmamos que no estamos solos y nos olvidamos del miedo

“Tenemos que entender que estamos en transición. A veces los movimientos no caminan cuando se creen en el mismo lugar al que quieren llegar”.

Enric Durán.

Abre Tu Negocio está integrado por personas, desde su creadora hasta la extensa red de colaboradores con la que contamos. Queremos que nos conozcas y por ello hemos comenzado una serie de entrevistas con dicho fin. La primera en contestar ha sido Candela Herrera García fundadora de Abre Tu Negocio.

Image

1.-Decidí empezar mi propio negocio porque…

Abre Tu Negocio surge por dos motivos, principalmente. El primero es que me di cuenta de que mucha gente quiere iniciar su trayectoria como emprendedor/a y tiene muchas dificultades por el desconocimiento de todo este proceso, se desesperan y no disfrutan del momento porque se sienten abrumados por la cantidad de cosas en las que hay que pensar. El segundo es que estas personas requieren de la ayuda necesaria de una serie de profesionales de distintos ámbitos. Así que se me ocurrió crear esta red con un grupo de amigos arquitectos, diseñadores de distinta índole, economistas, ingenieros y yo, que soy abogada experta en Derecho Administrativo. Me parece importante que la gente pase por estas fases con ayuda y tranquilidad.

2.- La parte que más me satisface de ser emprendedora es…

La libertad. Organizo el tiempo como yo quiero y hago mi trabajo como a mí me gusta, creo que no lo hubiera podido hacer trabajando por cuenta ajena. Aunque trabajo muchas horas, la satisfacción de la disponibilidad sobre el tiempo y la forma de trabajar me compensa con creces. 

3.- El consejo que doy con más frecuencia a mis clientes es…

El consejo que doy siempre es que sueñen. Soñar con cómo sería tu negocio ideal y trazar un plan con pequeños pasos para conseguirlo es la mejor manera de alcanzar el éxito en este sentido y también de sobrellevar los altibajos del camino emprendedor.

4.- Empiezo cada mañana con…

Café y música. Tomo un café primero sola para organizarme el día y luego con mis compañeros. También es importante pararme un minuto a escoger la música que me acompañará durante el día.

5.- Cuando termino de trabajar me gusta…

Me gusta quedar con mis amig@s y charlar, aunque considero muy importante tener momentos para mí y emplearlos en pasear, leer y pensar.

6.-Siempre soñé con tener un negocio de…

Mi sueño siempre fue tener una librería. Leer, hablar de literatura, compartir, recomendar y que me recomienden libros es mi hobby favorito.

7.- Definitivamente lo que no puede faltar en mi vida es…

La risa. El humor es para mí la mejor forma de vivir la vida y sobrellevar los buenos y los malos momentos. Se puede decir, que no hay nada sobre lo que no pueda bromear.

8.- Habré alcanzado mi meta profesional cuando…

La meta de mi vida profesional y personal es poder ofrecer ayuda a quién lo necesita. Y trabajar porque esta ayuda sea de calidad. No me gusta mucho pensar en metas definitivas porque creo que el aprendizaje nunca termina y que no es bueno bajar la guardia en este sentido.

9.- Cuando pienso en mi jubilación me imagino…

Me imagino mirando al mar, con una buena novela y una banda sonora escogida para la ocasión.

 

El ‘e-lancer’, trabajador independiente muy cualificado, modelo para próximas décadas

Los riesgos: fragmentación y aislamiento

 
. Publicado por “EL PAÍS”
 
¿Cuáles serán las profesiones más demandadas y más lucrativas en el futuro? ¿Qué trabajos nos ofrecerán más salidas dentro de dos décadas? Acuicultor, nanomédico, webgardeners, microemprendedores, policía medioambiental, narrowcastes, bioinformático… Hoy parecen palabras incomprensibles; mañana, las tendremos todo el día en los labios.

Vivimos tiempos veloces e imprevisibles, en los que los avances de la tecnología y los retrocesos de la historia lo transforman todo de forma continua y el presente ha cambiado tanto que el futuro tampoco es ya lo que era. ¿Cómo será la Tierra cuando Europa y Estados Unidos vivan a la sombra de Asia y los dólares o euros sean papel mojado frente al yen? ¿Qué sustituirá al petróleo y quiénes serán los jeques de las energías renovables? ¿Qué va a ocurrir cuando un avatar o un holograma nos represente y haga de nosotros en una reunión virtual celebrada por videoconferencia, o incluso en la oficina? ¿Qué consecuencias tendrán las migraciones masivas o el envejecimiento radical de la población? ¿Con qué armas nos enfrentaremos a la contaminación atmosférica?

Banquero de tiempo, acuicultor o bioinformático son algunos oficios

Aparte de a todo lo demás, esas dudas afectan también al mundo laboral, cuyo porvenir está lleno de preguntas para las que de momento no existen respuestas, sino solo apuestas: ¿cuáles serán las profesiones más importantes y más lucrativas dentro de una o dos décadas, cuando ya no sea tan lógico soñar con ser médico, abogado o ingeniero de telecomunicaciones?

Los analistas, que en este terreno son una mezcla de sociólogos y adivinos, pronostican que algunos oficios que hoy parecen simple ciencia-ficción, como los de fabricante de órganos humanos, acuicultor en plantaciones submarinas, banquero de tiempo, bioinformático, creador de identidades digitales o nanomédico, estarán el día de mañana entre los más codiciados y mejor pagados. Aunque todos ellos serán muy solitarios, porque lo que sí parece evidente es que para entonces la mayoría de los ciudadanos serán lo que ya se conoce como e-lancers, es decir, personas que ofrecerán sus servicios por libre y desde sus casas, conectados unos a otros y con sus clientes a través de Internet. En cualquier caso, parece obvio que ha llegado el momento de prepararse para lo desconocido.

El nanomédico podrá ampliar nuestra memoria como la de un PC

Si uno se fija bien, sin embargo, los nombres exóticos de muchas de esas profesiones ocultan anhelos muy normales y, por encima de todos ellos, como es natural, el de la supervivencia, tanto biológica como económica, que por otra parte cada vez parecen más insolidariamente unidas: la buena salud es y será para los que pueden pagársela. Para demostrarlo, un estudio de la consultora Fast Future pronostica que entre las 20 profesiones que mejor se adaptarán a los avances científicos y tecnológicos que se avecinan de aquí al año 2030 están las de granjero farmacéutico —que se dedicará a cultivar plantas modificadas genéticamente para que tengan a la vez propiedades alimenticias y terapéuticas—, instructor para la tercera edad, geomicrobiólogo —cuyo fin será crear microorganismos que ayuden a eliminar la polución—, policía medioambiental —un agente de la ley que luchará contra los ladrones de nubes y controlará el lanzamiento de cohetes de yoduro de plata para provocar lluvias, algo que ya se hace en India y en China— y las ya mencionadas de nanomédico —una mezcla de doctor e informático que, entre otras cosas, nos podrá implantar microchips que aumenten nuestra memoria, igual que se hace con un ordenador— y fabricante de órganos, que será un reparador de la salud capaz de combinar cirugía plástica, mecánica robótica y clonación genética para remplazar las partes dañadas de nuestro cuerpo.

Pero todo cambio requiere personas dispuestas a organizarlo y por eso también estarán en primera línea los vendedores de talento, que buscarán a los profesionales mejor preparados y los colocarán en organizaciones de todo el planeta; o los gerentes del bienestar, encargados de la salud laboral en las empresas. En su libro Prepárate, el futuro del trabajo ya está aquí, recién publicado en España por Galaxia Gutenberg, Lynda Gratton da una serie de consejos sobre la dirección a seguir para tener un “futuro elaborado” en lugar de un “futuro por defecto”. En primer lugar, se trata de ver hacia dónde camina el mundo, cómo va a seguirle el paso a los nuevos gigantes que vienen de China, India y Brasil, y en qué medida nos van a afectar los cambios que se produzcan cuando la tecnología nos suplante, la globalización parta en dos la sociedad, los recursos energéticos se terminen y los cambios demográficos dejen sin sitio a parte de la población.

Grandes empresas obtienen ya ventajas de la descentralización

Otros problemas que ya sufrimos hoy, pero que se harán más grandes, son: la fragmentación, que dispersará cada vez más nuestras tareas, nos dejará sin tiempo y nos impedirá darle cohesión a nuestra vida; el aislamiento al que nos conducirá estar siempre conectados pero solo de forma virtual; la escasez de carburantes y la subida de sus precios, aunque en contrapartida se ahorrarán millones al trabajar desde casa y no tener que desplazarse; la exclusión de los pobres, que cada vez serán más y estarán a más distancia de las personas acomodadas, y la destrucción del ecosistema.

En ese último reto, cobrarán una enorme importancia los ingenieros de vehículos alternativos, que buscarán opciones ecosostenibles para el transporte, y los científicos especializados en la lucha contra el cambio climático. Podremos acogernos a la telepresencia en 3D para celebrar en una sola jornada laboral cuatro reuniones de negocios sucesivas en Tokio, Moscú, Río de Janeiro y Nueva Delhi; o comeremos frutas y verduras transgénicas, cultivadas por los agricultores verticales en las fachadas de los rascacielos o crecidas en los invernaderos espaciales que algunos arquitectos interplanetarios ya han diseñado para que sean construidos en la Luna y en Marte; pero nuestra lucha contra la enfermedad y la muerte será la misma.

Las redes concilian la libertad con los beneficios de una gran organización

Vamos a necesitar mucha determinación y un gran sentido de la libertad para defender nuestros derechos frente a ese futuro que parece muy selectivo, con muchas posibilidades para los técnicos y muy pocas para los obreros. Lynda Gratton, a través de lo que ella llama cocreación, y otros autores como el inventor del término e-lancer, Thomas W. Malone, en El futuro del trabajo, creen sin embargo que, si sabemos utilizar la tecnología para formar redes, alianzas de ocasión y corporaciones globales, “podríamos obtener los beneficios propios de las grandes organizaciones sin tener que renunciar a los de las más pequeñas, que son la libertad, la creatividad y la flexibilidad. Las grandes empresas se han dado cuenta de que la descentralización les beneficia. Intel, Microsoft o IBM se nutren de un complejo entramado de fabricantes de equipos, desarrolladores de programas informáticos y diferentes firmas de servicios que trabajan fuera de sus sedes comerciales. Y todas ellas han mejorado su rendimiento por ese sistema, y son más valoradas por los mercados”.

Consciente de que su apuesta dará lugar a una serie de interrogaciones inevitables sobre la desaparición de la justicia social y el intento de engañarnos llamándole independencia a la inseguridad, la profesora Gratton habla de los microemprendedores, que se benefician de la conectividad y forman ecosistemas de ideas con otros internautas, aunque no los relaciona con los famosos mini-jobs que tanto defienden consultoras como Hays, cuyo director general en España, Christopher Dottie, sostiene que la única salida posible de la crisis es “seguir el camino de Alemania, que con ese método mandó una poderosa señal a los mercados, la del descenso del paro, y así ha fortalecido su economía”. Malone redondea el argumento dando una solución estrambótica: “Las organizaciones descentralizadas le brindan a la gente mayor libertad y flexibilidad, pero ¿qué pasa con otras necesidades, como la seguridad financiera, la salud y la formación? Una vez que son independientes, ¿cómo puede tenerlas cubiertas? Muy fácil: volviendo a los gremios, que en la Edad Media servían para entrenar a los aprendices, buscarles una colocación, financiar sus estudios o hacerles un préstamo”. Uno no puede tomarse muy en serio ninguna propuesta que plantee reducir la capacidad adquisitiva de los ciudadanos e-lancers a aquello que puedan sacar eventualmente con sus minijobs o, directamente, regresar al siglo XV; pero el disparate deja muy claro que el nuevo reto al que nos enfrentamos es el de siempre: la desigualdad.

Algunos hablan de volver a los gremios para formar o dar financiación

En cualquier caso, parece evidente que el kilómetro cero del futuro está en la palabra tecnología y, por eso, según vaticinan el estudio sobre las profesiones del futuro encargado por el Gobierno británico a Fast Future y otros, hechos por la empresa Iberestudios o por las universidades de Oxford y Barcelona, se acercan buenos tiempos para los abogados virtuales y los controladores de datos-basura, que nos protegerán de los hackers mezclando el Derecho y la Ingeniería Informática; y para los desarrolladores de aplicaciones para teléfonos móviles, los webgardeners, que se encargan de actualizar los contenidos de la Red, y los ayudantes de networking, que serán mitad educadores sociales, mitad relaciones públicas con objeto de mejorar nuestra integración social en Internet; o, como consecuencia de todo eso, para los psicólogos a distancia, que tratarán las adicciones y síndromes que los internautas puedan contraer mientras navegan. También les irá bien a los telecomunicólogos, que serán quienes mantengan la interconexión masiva de computadoras en un mundo en el que prácticamente nadie carecerá de una; y, por supuesto, a los creadores de videojuegos. Todo lo cual vuelve a decirnos que en el fondo van a cambiar más las formas que los moldes: los intermediarios se llamarán gestores, y poco más.

Todo eso está cerca, pero aún no está aquí y, según otro estudio, llevado a cabo en esta ocasión por la firma Adecco Professional, los tres empleos más deseados hoy día en España siguen siendo, por este orden, los de comercial, administrador de grandes cuentas —los famosos key account managers— e ingeniero de telecomunicaciones. Nuestro país también necesita “ingenieros especializados en energías renovables, cuyos puestos de trabajo han aumentado un 235% en la última década; analistas financieros y médicos de familia, debido sobre todo al envejecimiento de la población, el más acusado del mundo, solo por detrás del de Japón”.

Los medios segmentaránla información para grupos específicos

Para terminar, diremos que hay malas perspectivas para los medios de comunicación, donde parece que la actividad con más futuro será la de narrowcaster, es decir, la de experto en segmentación informativa, un profesional que combinará el periodismo, la publicidad y las relaciones públicas para dar noticias a la carta, destinadas a grupos específicos de personas y adaptadas a sus intereses, teniendo en cuenta su nivel de vida, su religión, su estado civil, su lugar de residencia, etcétera. No parece que la palabra objetividad tenga sitio en ese proyecto con aires de plan de fuga.

El mundo cambia deprisa y el futuro, ese “espacio negro para muchos sueños, / espacio blanco para toda la nieve”, según lo describió el poeta Pablo Neruda, empieza a dejarse ver en el horizonte. Cuando estemos allí, tendremos todo el día en los labios esas palabras que ahora suenan tan extranjeras, acuicultor, nanomédico, webgardeners, microemprendedores, bioinformático… Y a los que puedan ser definidos con alguna de ellas parece que les va a ir muy bien. El futuro ya no es lo que era, como dijo Paul Valéry.

Abrir un negocio online supone un coste mucho más bajo que el negocio o la empresa tradicional. Actualmente, puede ser una forma muy viable de abrir tu propia empresa con poca inversión. Sin embargo, tiene mucho puntos en común con el negocio convencional que no debes saltarte y otras cosas nuevas que tienes que tener en cuenta si no quieres que sea un fracaso absoluto.  Ahí van los pasos que te recomendamos que sigas:

1.- Busca en Internet otros sitios y negocios web como el que quieres crear.

Estudiar el mercado es una de las claves para el éxito de cualquier negocio. Aprende de los demás , observa y analiza lo que te gusta y lo que no te gusta de la competencia. Así sabrás más claramente lo que quieres (y lo que no) para tu proyecto. También puedes descubrir el hueco que puede ofrecerte el mercado.

Despueés de esta introducción en el mercado, es bueno que te hagas esta pregunta: ¿Qué puedo ofrecer yo que no puedan ofrecer mis competidores? Si puedes responderla ya conoces tu mercado.

2.- Busca un nombre comercial:

Para abrir un negocio en internet es importante tener varias posibilidades de nombre comercial porque muchas veces el nombre que queremos está ocupado y no podremos comprar el dominio que quisiéramos. Busca varios que tengan una relación directa con el servicio o producto que ofreces y poder ser que sea corto y con gancho comercial.

3.- Compra tu dominio:

Si no tienes tu propio nombre de dominio los clientes potenciales no te identificarán, te será imposible entrar en el mercado y raro será que te compren por puro desconocimiento de tu existencia. Por eso, una vez escogidos los posibles nombres de tu negocio, compra el dominio.

También es importante que tu dominio esté alojado en un buen Hosting, que te brinde todo lo necesario para que tu negocio web este siempre en línea. El hosting básicamente, es el lugar de almacenamiento de todos los archivos, correos, páginas y datos que usarás para tu nombre de dominio o sitio. Busca, compara y escoge el que más se ajuste a tus necesidades.

4. – Haz un proyecto de empresa.

Un buen proyecto de empresa tiene que responder a las siguientes preguntas:

¿Quién soy?

¿Qué puedo ofrecer?

¿Quiénes son mis clientes potenciales?¿A qué mercado me dirijo?

¿Cuándo quieres que tu negocio web este funcionando en línea?

¿Cuánto dinero estás dispuesto a invertir en tu preparación y en tu negocio web?

¿Cuánto tiempo dedicarás a la creación de tu negocio web y cuándo empezarás?

¿Qué previsiones económicas tienes?

Cuando las cosas se plasman por escrito es mucho más fácil ver los posibles cabos sueltos que haya en tu proyecto, lo que te ayuda´ra a mejorarlo y a subsanar posibles defectos. Es importante que no tengas prisa excesiva y te tomes las cosas con calma para planear bien el negopcio. Algo muy importante que tienes que considerar es, no tratar de vender todo tipo de cosas a todo el mundo en tu sitio web, porque esto no funciona. Necesitas enfocarte en un mercado específico, y de esta manera tendrás muy buenos resultados.

5- Crea y Diseña tu sitio primero en papel.

Define lo que incluirás, los elementos que pondrás, el estilo que le darás y los colores, la información que ofrecerás de inicio, en otras palabras, construye la Carta de presentación para tus visitas.

Es muy importante que definas las palabras que tu sitio web tendrá, el aspecto y la imagen que darás a tus visitantes. Averigua qué elementos son los mejores para poner en tu sitio web,  que palabras usar y cuales no usar, todo esto es para lograr el objetivo de tu sitio web comercial, que es vender. Teienes que tener muy en cuenta que las palabras, los colores y las imágenes nos crean impresiones y sensaciones y tienes que mirar qué quieres mostrar a tu público y cómo vas a convencerles de que te compren a ti.

6 – Busca o contrata a un profesional para crear los gráficos de tu sitio, los logos, la forma y estructura de tu sitio, etc.

Como decíamos tu Carta de Presentación es tu sitio web. Tiene que estar bien redactado, ser adecuado al público al que se dirige, dar buena imagen, estar bien posicionado, estar en las redes sociales y una serie de aspectos que tú puedes desconocer. Es importante contactar con un profesional que te ofrezca estos servicios. También lo puedes hacer tú pero muchas veces tener un buen sitio web, no es fácil para el lego en la materia y requiere unos conocimientos de diseño gráfico y de comunicación que cuesta mucho tiempo conseguir.

7- Invierte en un Software de creación de páginas web, para mantener siempre actualizado tu sitio.

En la red hay infinidad de Software para diseñar y crear tu sitio web. Siempre procura tener el Software necesario para ello. El Software que elijas dependerá si tienes conocimientos de programación web o no. Si no sabes programar, en la red hay Software que te ayuda a crear tus sitios web sin que necesites saber nada de programación. Pero también hay para los más expertos en programación. Busca el que más se adapte a tus gustos y necesidades.

8 – Promociona tu sitio en todos lados y por todos los medios posibles.

Haz promoción de tu sitio en Internet y fuera de Internet. Pon tu sitio en tus tarjetas de presentación, en la firma de tu email, en los motores de búsqueda y directorios, en banners, promociona tu negocio web en las listas seguras, en foros de discusión, en redes sociales, con tus conocidos y aliados, etc. En Internet hay miles de lugares donde puedes promocionar tu sitio. Pero ten en cuenta que si promocionas tu sitio a un público objetivo es más difícil alcanzar a tu cliente potencial. La publicidad debe estar dirigida a personas que estén interesadas ya previamente en productos o servicios como el tuyo, entonces tendrás mayores resultados que si lo haces a un público no objetivo. En la publicidad nunca se es pesado, toda promoción es poca para tu negocio, y no te quedes en la promoción inicial. ¡Dales un motivo para volver!

9- Trata siempre de usar la solución o la opción más sencilla.

En esto como en todo en la vida, lo sencillo es mejor. Si implementas en tu sitio un carrito de compras, un sistema de pagos online, bases de datos, boletines, autoresponders, u otras opciones en tu operación de comercio electrónico, busca siempre las soluciones más sencillas para tus necesidades. No te compliques tú y no compliques a los visitantes.

10.- Date de alta en tus obligaciones tributarias y de Seguridad Social

Ya has hecho todo lo necesario para tener tu sitio en internet, pero no olvides que es un negocio y un negocio tiene obligaciones. Si no cumples con esto y empiezas a tener ingresos puede que tengas problemas por evasión de impuestos y si no te das de alta en la Seguridad Social, no cotizas, lo que a la larga te puede salir más caro.

Bienvenido, al mercado online!

www.abretunegocio-chg.com

Has abierto tu negocio, y te encuentras con que el sueño dorado de horario flexible, ingresos ilimitados y libertad se está yendo al garete. Trabajas muchas horas, casi no tienes clientes y ni sabes cómo seguir ni quieres dejarlo. Eso pasa siempre al principio. Emprender no es conseguir correr cienmetros lisos…EMPRENDER ES UNA CARRERA DE FONDO.

Ahí van algunos consejos:

Recuerda por qué

Detrás de cada cosa que haces hay un porqué. Detrás de tu negocio también. Quizá fuera cumplir un sueño, dejar atrás una lista de empleos inseguros, mostrar a los demás tus conocimientos, ayudar, vivir de otra manera. Hay muchas razones que te llevaron a este momento. Vivir sobre seguro y hacer las cosas “porque sí” puede estar bien, pero en muchos casos son las principales bases para acabar sintiendo desmotivación y la frustración. Tú tenías una razón o muchas…Párate y recuérda tu situación anterior, ¿Cómo y porqué llegaste hasta aquí? Piensa por encima de todo que no es algo que tienes que hacer por narices, porque toca o porque te lo han mandado… es algo que quieres hacer porque te acercará a un objetivo que seguramente un día te marcaste. Recuérdalo de forma frecuente para a) inspirarte e ilusionarte cada nuevo día y b) para motivarte en los días en que todo se ponga cuesta arriba.

Disfruta del camino.

Nos han enseñado a “celebrar los éxitos y aprender de los errores” pero nadie nos ha enseñado a “disfrutar del camino”. Seguro que has tenido momentos estupendos en tu nuevo proyecto: la alegría que te causó imaginarte, la ilusión con que lo elegiste todo, la admiración con la que te miraron tus amig@s por tu valentía, tu primer cliente, tu primera idea… Hay que ir celebrando las pequeñas victorias y las pequeñas conquistas diarias. No sólo hay que motivarse con el gran objetivo en mente sino también con los pequeños regalos que obtenemos cada día gracias a nuestro trabajo, talento e intensidad. “Hoy he trabajado duro, ha costado mucho PERO he conseguido esto, esto y esto. Y ahora es el momento de celebrarlo”. Eso tiene que ser motivo de alegría y de celebración. En serio. Que esto no le suene ridículo a nadie. Un atleta corre para ganar una medalla pero por encima de todo corre porque le gusta. La propia carrera y cada zancada, aunque le cueste esfuerzo y dolor, es lo que le hacen decir: “hago esto porque me gusta”. No esperes a celebrar el éxito final de ese proyecto o te estimules con ese gran objetivo en mente. Cada día es una (dura) etapa que hay que cubrir y cuando lo haces bien creo que hay que utilizarlo como incentivo personal. Hay que reconocerlo, saborearlo y aprovecharlo para recargar la motivación que necesitas ese día y al día siguiente y al siguiente…

Aquellas pequeñas cosas

 Muchas veces no hay que recurrir a los grandes objetivos para motivarnos. En no pocas ocasiones la ilusión —y hasta la pasión— está en las pequeñas y hasta minúsculas cosas que te rodean o que rodean a tu trabajo o a ese proyecto. En esos días en que “todo te da igual” es necesario que miremos y nos fijemos en esas pequeñas cosas que tanto nos gustan. Puede ser una tarea en concreto, estar con una persona, ir a un sitio, recrear una técnica, utilizar un dispositivo o una aplicación… Cada cual tiene su pequeños tesoros. Si otros días disfrutaste haciendo eso, hazlo de nuevo ese día donde no encuentras ningún aliciente. Cambia el orden de trabajo, empieza por esa pequeña tarea que te estimula más o haz esa sencilla actividad que siempre te gusta hacer. Utiliza a tu favor esas pequeñas cosas como detonante y estímulo. A veces hay que recurrir a algo pequeño y “tirar de él” para desencadenar la motivación. En los días en los que ni tienes ganas de trabajar divide tus grandes tareas en pequeñas tareas y luego éstas en minitareas o microtareas. Empieza con la que de verdad te ilusione y empieza a caminar. A veces la desmotivación es una ficticia ilusión que genera tu mente. Verte que vas avanzando te animará y te empujará a continuar.

Piensa en el ahora.

 En muchas más ocasiones de las que pensamos nos falta motivación porque nuestra cabeza no está en lo que hacemos, no estamos presentes. En esos momentos está presa de pensamientos o en cosas mucho más agradables generalmente relacionadas con nuestro ocio o tiempo libre. Un concierto, un viaje, una cena, una reunión, etc. Vuelve al momento, sé consciente del ahora y de lo que tienes delante y utiliza ese pensamiento “de ocio” como arma motivadora. Interprétalo como una recompensa o un premio al trabajo que tienes que hacer y para el que te cuesta encontrar un porqué.

Respira.

Mira a tu alrededor: No hay ningún héroe. No eres una cadena de montaje ni has sido fabricado. Todos pasamos baches, unos lo disimulan más, pero los pasan igual. Tenemos días complicados y duros, y días muy aprovechados. Todos los días forman parte de tu vida y son necesarios. Si ves que el día va a ser complicado empieza y acaba con algo que te guste; si ha sido un día difícil compénsalo con un poco de ocio…

Si lo intentas todo y aun así no eres capaz de motivarte… ¡no pasa nada! No te desesperes ni te tortures con frases como “vaya desastre, hoy no estoy rindiendo nada” o “puff, un día tirado a la basura”. Ese día no tomes decisiones drásticas, trata de concentrarte en hacer lo mínimo e imprescindible y dedícate a labores mecánicas o más rutinarias que exijan poca creatividad e intensidad (ordenar, clasificar, limpiar, buscar, etc.) Sencillamente deja correr las horas del día. Todos los días pasan y éste también pasará. Mañana será otro día, tu motivación regresará y tus tareas y tu proyecto te estarán esperando para que les des lo mejor de ti.

Cuando abres un negocio, sabes que tienes que hacer un montón de cosas. Pero muchas veces lo que no sabemos es que tenemos que seguir un orden. Este orden se sigue en función de los requisitos administrativos, y es el siguiente:

BUSCAR UN LOCAL: Buscar un local adecuado para el desarrollo de tu actividad es esencial. Para saber lo que necesitas tienes que mirar la normativa relativa a la actividad a desarrollar para saber si pide, por ejemplo, unos metros mínimos o unas características especificas, como una salida en caso de incendios. También tienes que mirar si la zona donde se encuentra el local está bien posicionada para el negocio en cuestión. Una vez que tienes local tienes que saber si antes el local tenía la misma actividad o vas a cambiar su uso. Por ejemplo, antes había un restaurante y ahora quieres montar una guardería, eso va a suponer una complicación en las licencias administrativas.

ELEGIR LA FORMA JURÍDICA: Si sois varios socios tendréis que escoger la forma jurídica que más os convenga en relación con los beneficios fiscales, las altas administrativas o los procedimientos registrales. Las formas jurídicas son autónomo, sociedad anónima, sociedad limitada, sociedad limitada laboral, cooperativa, sociedad colectiva, sociedad comandataria, sociedad civil y comunidad de bienes. Como ves, son muchas las formas que puedes adoptar a la hora de abrir un negocio y cada una tiene ventajas e inconvenientes que hay que tener en cuenta para adoptar la que más convenga a tu caso particular.

HACER UN PLAN DE VIABILIDAD: Un plan de viabilidad es un estudio económico en el que prevés cuales van a ser los gastos y cuales los ingresos, además de analizar el entorno económico. Esto te ayudará a saber si el negocio es rentable y cuál es el periodo estimado de amortización, es decir, cuando empezarás a tener ganancias con el negocio.

BUSCAR FINANCIACIÓN: Existen líneas de crédito muy ventajosas para los emprendedores, que ofrecen organismos subvencionados por el Estado; subvenciones y ayudas; y créditos de entidades bancarias. Cada tipo de ayuda o crédito y cada entidad tienen unos requisitos específicos y están destinados a colectivos específico. Por ello, es conveniente que hagas un estudio comparativo de todas ellas.

DISEÑAR LA IMAGEN DE LA EMPRESA: La imagen que ofrezcas de tu propia empresa puede determinar el éxito, para ello es necesario que estudies los espacios del local, los colores del logo y la composición. Todas las imágenes transmiten sensaciones e impresiones: seriedad, alegría, comodidad, inquietud, profesionalidad, etc. Por ello es tan importante escoger bien la imagen de tu negocio.

REGISTRO NEGATIVO DEL NOMBRE: Cuando escojas un nombre comercial tienes que asegurarte que ninguna otra empresa tenga el mismo nombre que tú para no crear confusión entre ambas y está prohibido. Por ello, tienes que solicitar un certificado negativo en el Registro Mercantil Central, dando otras opciones  por si acaso tu nombre está ya solicitado.

HACER UN PROYECTO DE EMPRESA: Plasmar en papel lo que piensas sobre tu negocio te va a ayudar para descubrir detalles en los que no habías pensado, hacerte una idea clara de todo. Es importante en muchos casos para solicitar ayuda económica y para ofertar tu negocio.

PROYECTO DE OBRAS: Es el paso previo a solicitar licencia de obras para habilitar el local como tú quieres o adaptarlo a la normativa específica. Consiste en un estudio realizado por un profesional sobre el que poner en práctica la habilitación del local.

LICENCIA DE OBRAS: Se solicita en el Ayuntamiento de dónde quieres abrir el negocio y te da vía libre para poner en práctica la habilitación del local. Es indispensable y obligatorio. Se pueden solicitar dos tipos de obras: obra menor y obra mayor. La obra menor es aquella que sólo afecta a pequeñas reformas como pintar, cambiar el suelo o las puertas, etc. La obra mayor supone un cambio en la estructura del local como tirar un tabique o hacer dos pisos.

HABILITAR EL LOCAL: Es necesario adaptar el local a tus necesidades, y dar una nueva imagen incluso aunque el uso anterior fuera el mismo. Pintar, renovar los muebles, poner paneles con la nueva imagen. Etc.

 LICENCIA DE APERTURA: Antes de abrir el negocio es necesario solicitar al Ayuntamiento de donde va a estar el negocio a solicitar la licencia de apertura. Dependiendo del tipo de negocio te pedirán unos requisitos u otros. Normalmente, suelen pedirte distintos trabajos de arquitectura pero es una cuestión que se resuelve de distinta manera en los Ayuntamientos y también dependiendo del tipo de negocio.

AUTORIZACIONES ADMINISTRTIVAS EN LAS DIFERENTES CONSEJERÍAS: Para algunas actividades como restauración, guarderías, residencias o alimentación hay que solicitar autorizaciones o acreditaciones administrativas en las diferentes Consejerías.

ALTAS SUMINISTROS: Antes de abrir necesitas contratar los diferentes suministros de agua, luz, teléfono o gas. Para ello debes hacer un estudio comparativo de las diferentes ofertas buscando la que más se ajusten a tu presupuesto o necesidades.

DISEÑAR LA PUBLICIDAD: Para darte a conocer en determinados negocios es necesario hacer una buena publicidad. No sólo para tener un slogan llamativo sino también para llegar a los clientes potenciales de manera directa. Tienes que pensar el tipo de persona que compraría tus servicios y cómo sería más eficaz tu inversión en publicidad incluso aunque esta sea pequeña.

REGISTRO MERCANTIL: Si tu negocio está dirigido por una sociedad, sea del tipo que sea, deberás inscribir los estatutos y otros documentos en el Registro Mercantil de tu ciudad.

OBLIGACIONES TRIBUTARIAS: Antes de abrir tienes que acercarte a la Oficina Tributaria para conocer las obligaciones tributarias que te corresponden y, en su caso, darte de alta con los formularios que te indiquen. Una vez dado de alta tienes que estar pendiente de las fechas para hacer las diferentes declaraciones de la variedad de tributos que te correspondan en función de las características de la actividad

SEGURIDAD SOCIAL: Tanto si eres autónomo, como una sociedad o si tienes o no empleados tienes que acudir a la Seguridad Social a solicitar las altas de los seguros sociales que te correspondan. Te indicarán también la documentación que debes entregar además del formulario que te corresponda.

La imaginación se debe aplicara todos los ámbitos de la vida y, por supuesto, el empresarial no es una excepción. Muchas veces el fracaso se debe a las propias limitaciones que nos imponemos a nosotros mismos.

Cuando vamos a iniciar una nueva empresa  hay una alta probabilidad que lo hagamos con una PYME (pequeña y mediana empresa). Normalmente comenzaremos con poco o nulo capital y con algún familiar como socio o incluso sin socios , tendremos que saber a qué queremos que se dedique la empresa. La mayoría de los profesionales te recomiendan hacer un estudio de mercado, es decir, un estudio sobre qué necesitan tus clientes; pero hay otro estudio que no se suele hacer y que es muy importante también: qué podemos ofrecer nosotros.

Al pensar en lo que podemos ofrecer, se nos suele ocurrir, nada más, hacer lo que ya hicimos antes por cuenta ajena o lo que hemos hecho siempre. Puedes ofrecer mucho más, eso seguro.

Para apoyarno en la labor creativa, vamos a hacer un juego. ahí va:

“Yo de mayor quiero ser…”

Se trata de hacer varias listas y luego combinarlas entre sí para saber a qué podemos dedicar nuestro negocio. Coge un lápiz y un papel.

Lista uno: Lo primero que deberías hacer es una lista de todas las cosas que sabes hacer por tu profesión o por tus trabajos anteriores: florista, camarero, pintor, abogado, telefonista, secretario, técnico, monitor, arquitecto, frutero, etc. 

Lista dos: ahora haremos una lista en la que añadamos cosas que no nos costaría mucho trabajo hacer, por ejemplo, si trabajamos en una floristería, diademas para comuniones; si éramos abogados, hacer declaración de la renta; si éramos camareros, preparar cokteles, etc. En esta segunda parte podrás incluir labores que hace mucho tiempo que no realizas, que estudiaste pero nunca las aplicaste o que haces a diario pero no les das importancia.

Lista tres: finalmente, ha llegado el tiempo de soñar. Haz la última lista con todo lo que te gustaría hacer sepas o no hacerlo y puedes añadir profesiones (bombero, astronatua, monitor de aeorbic, etc.) como cosas que te gustaría hacer (escribir en una revista cultural, ser crítico de cine, hacer repostería, dibujar, etc)

Parada en el camino: Terminadas las tres listas, sal de casa o de la oficina, da un paseo, camina, observa a la gente que te rodea, relájate y duerme, .

Lista cuatro: al día siguiente, haz una con todas las cosas que has observado a tu alrededor, sobre que hace la gente, que compra, que ve en la tele. Si te resulta difícil, puedes preguntar en tus círculos de amigos, familiares o conocidos.

 Lista cinco: Ahora ya tienes toda la información, sólo tienes que organizarla. Coge todas las listas y haz lo siguiente: a las actividades de las tres primeras listas asígnalas un número del uno al diez. Uno para aquéllas  que son más complicadas de conseguir y diez para aquéllas que podrías hacer con los ojos cerrados. En la cuarta lista, haz lo mismo. Uno para aquéllas actividades que nadie requiere y diez para las actividades que todo el mundo solicita de alguna manera.

Haz un eje: de esta manera te saldrá una escala donde los ejes son la dificultad y lo solicitud que son las labores a las que te puede dedicar. Como podrás observar, hay unas actividades dónde tienes más oportunidades de éxito. La razón es muy sencilla, son actividades en las que tiene experiencia, le gustan y además son requeridas por el mercado. ¿Qué más se puede pedir?